PARA MOMENTOS DIFÍCILES:

Fecha: 15/07/2016.




"No hay atajos a cualquier lugar al que valga la pena ir" Beverly Sills.
El Señor Jesús dijo claramente que seriamos atribulados. Que el justo iba a ser atribulado y pasar por problemas.
Aquí te mostramos 4 conceptos que debes tener si estas pasando por momentos difíciles:

1. La tribulación se debilita en el conocimiento:



Lo primero que Job dijo es “Yo sé que mi Redentor vive!”, en el momento de la tribulación lo que tú conoces es lo que vale!
- Lo que tu sabes es lo que forma tu fe.
- La fe viene por el oír y el oír por la palabra.

2. La tribulación se debilita en la Fe:



Oseas 4:6 “mi pueblo perece por falta de conocimiento”, esto significa que el pueblo de Jehová puede ser destruido también! El hijo de Dios puede caer también, por eso es fundamental el conocimiento.
2 Pedro 3.17-18 Cuando conoces a Jehová, no hay demonio ni espíritu que pueda hacerte frente.
Colosenses 1:9-11 El conocimiento te fortalece, por eso el enemigo quiere enceguecer el conocimiento que pueda tener el hijo de Dios. Cuando tienes sabiduría de Dios en medio de la tribulación podrás decir como Job “yo sé que mi Redentor vive!”
- Lo que vos sabes es más importante que a quien conoces!
- Podes estar atribulado, pero seguís valiendo lo mismo que antes, ante Dios! Pase lo que pase, podes estar atribulado, pero tenes que saber que Dios te va quitar de ahí.
- Cuando estás enfermo… recordate quien levanto incluso a los muertos, quien sano de ceguera, demonios, parálisis.
- Cuando estas endeudado, recordate quien es el dueño del oro y la plata.

3. Toda tribulación es pasajera:



“…y al fin se levantara sobre el polvo”. Santiago 5:11. Aquí le menciona a Job!, está hablando de lo mismo.
- Tu tribulación tiene fecha de vencimiento. Usted tiene que mirar el fin, el objetivo. Tenes que entender que hay un final para el problema.

4. La tribulación causa algunas perdidas pero produce grandes ganancias:



(v26) “y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios”.
- Aunque me duela ahora, esta piel se me ira quitando, y luego estaré más firme y tendré una nueva revelación de Dios en mi vida.





Historia CFACDE

CFACDE El 16 de Agosto de 1992, un pequeño grupo de 16 personas (nueve adultos y siete niños) nos reunimos en el living de nuestra casa, con sed de Dios, para que El hiciera una Obra grande en nuestra ciudad.

Ese grupo hogareño fue creciendo y ya en Noviembre del mismo año, el Señor nos permitió adquirir parte de la propiedad actual en donde se encuentra instalada la Casa del Señor.

Más